Ir al contenido principal

No lloro los muertos


No lloro los muertos de España, porque mueren otros en Siria.
No lloro los muertos de Siria porque miles de niños mueren de hambre en África.
No lloro los niños de África porque muchos mueren de enfermedades curables por falta de medicamentos.
No lloro a los enfermos porque otros mueren a mano de ladrones cuando les quieren quitar lo poco que llevan.
No lloro por los asesinados porque hay pibes que mueren en las villas a mano de los narcos.
No lloro por esos pibes porque miles de mujeres mueren a mano de sus parejas.
No lloro por las mujeres porque hay demasiados homosexuales que mueren por su orientación.
Tampoco lloro por ellos...
Y así es como nos rodeamos de indiferencia ante el dolor ajeno, como disminuimos las causas, como cambiamos el foco.
Todas las muertes duele, y duelen dos veces cuando se usan como tierra para enterrar otras muertes.
Hoy el mundo llora por los atentados terroristas.
Por desgracia, en un mes ya no se hablará más de esto.
Y junto con el olvido de las víctimas de España, caerán las de Siria, África, los enfermos, los pobres, las víctimas de robos, los villeros, las mujeres, los hombres, los homosexuales...
Hasta el próximo crímen contra la humanidad que tengamos que enterrar bajo la opinión pública.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando el romance se volvió violento y vendió

Las razones que me llevan a escribir esto son variadas. Es algo que me viene dando vueltas en la cabeza hace tiempo, pero este fin de semana, con lo sucedido en mi país, explosionó. Cuando entro a mi muro, hallo dos cosas: por un lado, el debate sobre violencia de género y, por el otro, millones de fragmentos de novelas de moda que hablan de millonarios misóginos que proponen a mujeres ―casi siempre por debajo de su estrato social― propuestas indecentes. Una y otra y otra vez.
No pude evitar preguntarme ¿Qué pasó? ¿Dónde quedaron esas novelas que supe leer? ¿Acaso somos todas las lectoras de romance machistas? No. La respuesta es no. Es más, me atrevería a decir que, en honor a la historia, somos lo contrario. No voy a colgarle a la ―mal llamada― novela rosa el estandarte de feminismo. No soy tan bestia. La novela romántica no es, ni fue, precursora de este movimiento que tantos logros nos ha dejado a las mujeres. Pero sí ha sido, y dejó de ser, el medio masivo de comunicar y sedimentar es…

Entonces, me abrazó

Entonces #2

Entonces, me abrazó


Martina está atrapada en una relación de la que sabe debe huir, pero no encuentra la fuerza para hacerlo. Hasta que conoce a Emanuel.
Emanuel Aguirre le enseñará la diferencia que existe entre los lazos sanos y los enfermos, entre entregarse a alguien y someterse, entre ser amada y ser un objeto preciado.
¿Podrán estos nuevos sentimientos ser lo suficientemente fuertes para sanar las heridas de Martina y ayudarla a salir adelante?
«Entonces, me abrazó» es la segunda entrega de la serie #Entonces que empezó con «Entonces, me besó» . 
Se pueden leer de manera independiente.

Amazon EspañaAmazon USAmazon México

Popurrí

Buen sábado.  Hacía mucho que no andaba por acá. Espero que anden todos bien :)
Llevaba tiempo queriendo compartir con ustedes un par de recomendaciones de autores y obras independientes.
El mundo de la autopublicación es grande, hay mucha oferta, y, a veces, nos cuesta elegir qué leer. Pareciera que nos la pasamos entre muestras gratis y muestras gratis para encontrar ese libro que nos llame, que nos enganche desde las primeras páginas. Aquí les dejo algunos que cumplieron mis expectativas, y otros que los tengo en espera porque prometen.
Empecemos por:
La hora sexta - H.Kramer Mía Gentile batalla con una infancia esquizofrénica de alucinaciones demoníacas y una adicción a los calmantes aún latente. Después de veinte años se ve obligada a regresar a Lichtport, su pueblo natal, debido a la muerte de su padre. El reencuentro con personas que apenas recuerda, con la casa de su infancia y con el viejo faro junto al mar, despierta a los antiguos demonios de su torturada mente, pero lo que Mía no…